Plantones, marchas y CNTE: de todo se habla menos de escuelas y educación

El aeropuerto internacional de la Ciudad de México me recibió bien ayer: un maletero se me acercó para ayudarme con mi pesado equipaje y darme la bienvenida con una buena noticia: “hoy descansamos de las marchas, señorita”, me dijo con esa sonrisa cálida que distingue a la gente que se dedica a servir a los demás.

Imagen tomada de TV Azteca.

En la televisión, las primeras imágenes fueron las del desalojo en el Zócalo: basura, tanquetas de agua, granaderos, un herido, helicóptero, etc.  CNTE es el tema principal en Twitter, en la televisión, en la radio, en las cenas familiares y en las oficinas.

He leído varias columnas al respecto y este es mi resumen: unos victimizan a los maestros rurales del CNTE y defienden su derecho a expresar sus demandas. Otros victimizan a los ciudadanos atrapados en el horrible tráfico y condenan los modos del CNTE para ejercer su derecho a expresarse. Una cosa es demandar algo y otra es hacerlo bloqueando aeropuertos, carreteras, avenidas principales y dejando un mugrero en el Zócalo que requiere un ejército de barrenderos y empleados públicos para limpiarlo.

Se habla de todo menos de educación. Que si la CNTE se retirará para dejar que se celebre el grito del 15 de septiembre, que si van para los Pinos, que si eran grupos radicales ajenos a CNTE los que aventaron proyectiles, en fin. De lo que casi no se habla es de la educación. Honestamente no sé mucho del tema más allá de lo que sabe cualquier ciudadano promedio: el sistema educativo en México es pésimo. Tanto que ni los hijos de los funcionarios públicos acuden a escuelas públicas. Basta ver los letreros con faltas ortográficas, los libros de texto llenos de errores, los videos de las Lady Profeco y Polanco, la basura en las calles, y bueno, si nos ponemos exquisitos, la programación de la televisión abierta y las evaluaciones de la OCDE donde México siempre termina en los últimos lugares en matemáticas o lectura.

También lo sé por experiencia propia. Estudié cuatro años en una primaria pública hasta que mis papás decidieron que recibiría una mejor educación en una escuela privada. Mis recuerdos de la primaria pública son vagos pero recuerdo que las maestras tenían largas juntas en el horario escolar y nos dejaban solos en el salón de clases. En ese momento, el salón se convertía en ring porque mis compañeros se transformaban en Blue Demon, El Santo y La Parka para terminar con la nariz desangrada y varios moretones. También recuerdo que en el primer año, hubo una huelga interminable de profesores y que sólo aprendí a leer y escribir porque mi mamá compró libros para ponerme en casa a hacer ejercicios de escritura y lectura. Mi padre dice que la huelga se debió a que el sindicato de maestros se oponía al nuevo requisito de hacer del magisterio una carrera universitaria en lugar de una carrera técnica. También recuerdo a Elisa, una de mis compañeras que dejó la escuela en el segundo grado porque así lo decidió su mamá, una empleada doméstica que era madre soltera. Dudo que las cosas hayan mejorado desde entonces.

También me atrevo a opinar que los sindicatos de maestros lejos de representar al gremio son una mafia que protege oscuros intereses políticos y no precisamente los salarios de los maestros, los planes de estudio ni la infraestructura escolar. Pero ese es otro tema complejo y añejo.

Estoy entre los que condenan los modos del CNTE, tomar espacios públicos y una ciudad entera como rehén no son modos por muy noble que sea la causa. También es preocupante la inacción de las autoridades (ya sean federales o locales) para defender bienes públicos y establecer orden. Y mi única conclusión hasta ahora es que tengo muy pocas esperanzas en un país donde los maestros cometen actos vandálicos y los policías tienen escasa o limitada capacidad de respuesta a los problemas de seguridad ciudadana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s