Tres reflexiones sobre Enrique Peña Nieto, las elecciones y la compra de votos

1. Enrique Peña Nieto. Amado y odiado. En sus actos de campaña, las mujeres se abalanzaban sobre él, lo besuqueaban, se sobrepasaban, y le gritaban “te quiero en mi colchón”. En las calles, miles le gritan “Fuera Peña”. Desde aquel viernes que visitó la Ibero, se puso de moda ser Anti Peña, verlo como la encarnación del mismísimo Carlos Salinas de Gortari, acusarlo de dinosaurio y autoritario. Ahora es temido, odiado, repudiado.

Vaya paquete para este hombre porque seamos honestos: este no es el mejor momento para ser presidente de México. La violencia en el país sigue escalando a niveles inauditos, las organizaciones criminales son un poder de facto en muchas zonas del país y Estados Unidos no va a ceder en sus presiones para continuar “firmes” contra el crimen organizado. Estados Unidos ya instaló a sus agentes de la CIA en México y si antes realizaron operaciones con y sin el consentimiento del gobierno de Colombia, el reto para Peña Nieto es gigantesco.

Calderón deja el compromiso de la Iniciativa Mérida y una guerra totalmente fuera de control. Un líder puede decidir cuándo declarar la guerra, pero nunca decide cómo ni cuándo terminarla. A Peña Nieto le espera un largo y tortuoso camino. “Está bien canijo”, diría mi abuelita.

2. Capitalismo Mexican style. Si en Estados Unidos acuñaron el término de “time is money”, para los mexicanos “money rules”. El dinero lo es todo. México es el verdadero capitalismo salvaje donde todo se compra y vende. Se habla de la mordida al policía y de lo corruptos que son los políticos, pero esta campaña política ha demostrado que la corrupción es infinita. Ahí están los periodistas como Joaquín López Dóriga que reciben “patrocinios” por sus comentarios en la radio. Ahí están los señores de Soriana y de Monex acusados de contribuir a la compra de votos. Ahí está Wal-Mart, investigada por los sobornos para construir sucursales a toda velocidad y pasando por encima de leyes ambientales. Ahí está el caso de médicos que vendían bebés recién nacidos en un hospital del DF.

Parece que el dinero es el único valor en México, no importa si se trata de periodistas, empresarios, políticos, maestros, o votantes. Como sociedad, deberíamos de estar sumamente indignados y empezar a tomar acciones para acabar con ese cáncer. Como diría mi abuelita: “Por eso estamos como estamos”.

3. Qué desesperación. Entre si se compraron votos o no, si se rebasaron los topes de campaña, si se impugna o anula la elección o si hay otra megamarcha… ¡Qué desesperación! Claro que se tiene que investigar cualquier intento de fraude, para eso tenemos un costoso instituto electoral, ¿que no? Más les vale a los del IFE que hagan bien su chamba y resuelvan cuestionamientos muy válidos de la ciudadanía.

Pero mientras tanto, el tiempo sigue corriendo. Ojalá el tema de las elecciones se hubiera terminado el 1 de julio y estos meses previos al 1 de diciembre fueran utilizados por los actores políticos y la sociedad para discutir las soluciones reales a los problemas más apremiantes de México. Ojalá los políticos aprovecharan estos meses para hacer coaliciones, grupos de trabajo, agendas, evaluaciones, el diseño de políticas públicas. En fin… esta frase nunca la dijo mi abuelita pero la diré yo: “Chale y más chale”.

Anuncios

2 comentarios en “Tres reflexiones sobre Enrique Peña Nieto, las elecciones y la compra de votos

  1. Impresionante y triste realiadad. ¿Cuanto más tendra que sufri antes de que el pueblo mexicano no solo exija cambio, si no se convertierta en cambio mismo? El dinero es una tentación poderoso, no lo niego, pero tiene que renacer el valor de los morales ya que el dinero no dura, pero la persona quien eres siempre esta contigo.

  2. Tania:
    Es triste el momento que está viviendo el país pero creo que todo es un reflejo de la sociedad en la que vivimos. Nos quejamos de la corrupción en las elecciones pero todos los partidos políticos y la sociedad está inmersa en esta misma corrupción.
    ¿Compra de votos? Todo parece indicar que el PRI lo hizo con las tarjetas de Soriana, pero también lo hacen los demás partidos. El PRD en la Ciudad de México tiene las dependencias del gobierno del DF repletas de aviadores, gente que aparece en nómina o como free lance ganando equis cantidad de dinero, de él cual se quedan con un diez por ciento y el resto se lo regresan a su supuesto empleador.
    Este dinero está destinado a diversos rubros, como apoyo a la campaña de AMLO o la compra de votos en diversas elecciones. Por ponerte un ejemplo con este dinero se apoyó la campaña del ahora gobernador de Guerrero y tan sólo una brigada del equipo de Marcelo Ebrard, el día de la elección en esa entidad se fue con 600mil pesos en efectivo a comprar voluntades. No dudo que el 1 de julio hayan hecho lo mismo.
    Ahora los políticos del PRD se rasgan las vestiduras diciendo que el PRI compró la elección, cuando ellos también lo han hecho, pero lo que intento decir es que, no porque el vecino haga un chochinero, nosotros también tenemos el derecho a hacerlo. Ninguno tendría por qué utilizar recursos públicos para fines partidistas, sin embargo lo hacen.
    Pero cómo no lo van a hacer si la sociedad en la que vivimos está acostumbrada a vivir día a día con y de la corrupción. Te pongo un ejemplo. Hace un par de años mi esposa y yo abrimos una dulcería, para abrir la dulcería tuve que pagar uso de suelo, darme de alta en hacienda para poder operar y pagar impuestos, ir a la delegación y obtener permisos de apertura y de protección civil. Todos estos trámites se pueden traducir en tiempo y dinero.
    Ahora resulta que afuera de mi dulcería tengo una horda de ambulantes que con la mano en la cintura se adueñan de las calles y sin tener que hacer todos los trámites que yo hice venden todo tipo de productos, entre ellos algunos que son mi competencia directa y no es que la competencia me ofenda lo que me ofende es que es una competencia desleal ya que ellos no tienen que separar parte de sus ganancias para pagar impuestos y yo sí, año tras año tengo que verificar mis básculas porque de no hacerlo me hago acreedor a una multa y ellos no, si llega la gente de salubridad me pueden multar si encuentran que el lugar no está limpio y ellos pueden vender en medio del cochinero sin que nadie les diga nada.
    En su momento fui a la subdelegación a levantar mi queja y dijeron que harían algo, pero no hicieron nada, y como iban a hacer algo si es la misma gente de la delegación la que les cobra una cuota a los ambulantes para que puedan trabajar sin ser molestados y todavía tienen el descaro de decirme que si prefiero que estén vendiendo en la calle o que estén robando.
    Pero esos ambulantes están ahí porque hay gente que les compra, gente que no se dan cuenta que al comprarle le están haciendo un daño a aquellos que intentan hacer las cosas por la derecha. Lo mismo pasas con el tema de la piratería, la gente la compra bajo el argumento de que es más barato y que las empresas productoras “se pudren en dinero” y no ven que están dañando a la clase trabajadora, eso es corrupción y nuestras elecciones es un reflejo de que podemos romper las reglas y que podemos pasarnos el trabajo de los demás por el arco del triunfo.
    Apoyando a Peña Nieto o a AMLO no va a a existir un cambio. El cambio se va a dar no cuando dejemos de ver Televisa o TV Azteca sino cuando nos hagamos responsables de nuestras pequeñas acciones y dejemos de comprarle a los ambulantes, dejemos de comprar piratería, dejemos de dar mordidas, dejemos de consumir droga, dejemos de prestarnos a ser aviadores para la campaña de un político y entonces eduquemos a nuestros hijos a hacer las cosas bien y a que respeten el trabajo de los demás.
    La historia nos ha enseñado que las revoluciones solo sirven para quitar a un dictador y poner a otro igual o peor en su lugar, pienso que tomando las calles y afectando a terceros no lograremos gran cosa, el cambio verdadero está trabajando en nuestra familia. La familia que es la célula de cada sociedad.
    Saludos.
    Atte.
    Roy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s