Se acabó la democracia en México

Domingo 2 de julio de 2000. La primera vez que voté fue inolvidable. Por la mañana, me formé en la casilla para votar por él, el único que prometía sacar al PRI de los Pinos. Después fui al periódico El Universal. Empezaba mi carrera periodística y llena de emoción fui voluntaria para apoyar la cobertura electoral. Me dijeron que toda la noche estaría recibiendo llamadas y escribiendo lo que me dictaran los reporteros. En realidad sólo recibí un par de llamadas. A las 11 de la noche, el presidente Ernesto Zedillo anunció por televisión que según los conteos preliminares, el candidato del PAN, Vicente Fox, tenía una clara victoria electoral. Había silencio en la redacción, caras largas. Me fui a casa sin entender por qué los periodistas estaban consternados mientras todos los ciudadanos festejaban en el Ángel de la Independencia. Al fin un candidato de la oposición triunfó en las urnas.

Al día siguiente, me subí al metro. En silencio, todos los pasajeros nos mirábamos incrédulos. ¿Sería posible que así termináramos con 71 años del PRI? El mundo señalaba a México como un ejemplo de que la transición democrática podía ser pacífica.

Ahora también recuerdo una obra de teatro que vi por aquella época. Se titulaba “1822, el año que fuimos imperio”. Este capítulo de México lo llamaré: “2000, el año que fuimos democracia”.

Martes 22 de junio de 2004. Terminada mi carrera universitaria, gané una beca para un curso de periodismo en Cardiff, en el Reino Unido. Tenía 22 años y era la más joven de 13 periodistas provenientes de 10 países distintos, todos “democracias emergentes”, según la Fundación Thomson. Me tocaba ese día hablar de la prensa en México. Les hablaría sobre el pasado: los tiempos en los que el gobierno era dueño de la única fábrica de papel periódico, también controlaba al sindicato de repartidores y voceadores y regalaba sobres con dinero a los periodistas encargados de cubrir las dependencias de gobierno.

Esas prácticas se erradicaron paulatinamente hasta lograr la transición democrática en 2000. Ahora los caricaturistas se mofan todo el tiempo del presidente; una ley de acceso a la información permite consultar todos los datos públicos; aquella fábrica de papel fue privatizada, y los periodistas ya no reciben viáticos del gobierno. Claro que todavía había retos. A mi parecer, las grandes empresas ejercían la mayor censura en México. De tal forma que un retiro publicitario bastaba para que los periodistas evitaran denunciar las prácticas monopólicas de muchos empresarios. También hablaría de la diferencia entre el periodismo impreso (cada vez más plural e independiente) y las  televisoras (un duopolio muy cercano al gobierno).

Me pidieron que les mostrara las páginas web de los medios más importantes en México. Les mostré primero la del periódico El Universal. “¿Qué dice el encabezado?”, preguntó mi profesor Mike Pierson, un veterano del periodismo británico. “Tijuana: matan a periodista de semanario Zeta”, era la nota principal del día. Me quedé sin palabras.

Hoy, martes 14 de mayo de 2012. Llevo cinco años viviendo en Texas y desde aquí, leo, escucho y veo noticias de México. Desde afuera, mi país es una imagen desoladora.

En esta tarde lluviosa, mi mente se inunda de recuerdos.El primero es del día que lloré por el asesinato de Rodolfo Torre Cantú. Nunca lo conocí, nunca he sido del PRI y nunca he estado en Tamaulipas. Lloré por impotencia y desesperanza. Porque él era el candidato del PRI a gobernador que tenía la preferencia de los votantes. Porque sólo faltaba una semana para los comicios pero a pesar del asesinato, no se canceló la elección y en su lugar, pusieron a su hermano, Egidio. Y quizá porque desde entonces, sospeché que su crimen no sería castigado ni investigado. Uno más. Dicen que en Tamaulipas, varios municipios llevan meses sin alcalde. Todos fueron asesinados y nadie quiso reemplazarlos. Ahí manda el miedo.

También me inunda la tristeza por el asesinato de Nepomuceno Moreno, a quien mataron por denunciar la desaparición de su hijo y buscarlo por todos los rincones de México.

Otro día de abril me quedé varias horas sentada en un sillón. No pude llorar pero tampoco dormir. Entre más leía las noticias, más me horrorizaba. La nota informaba sobre cientos de cadáveres desenterrados en Tamaulipas. Eran pasajeros con destino a ciudades fronterizas pero a la terminal, los autobuses llegaban con el equipaje pero sin pasajeros. Durante meses, los choferes, los periodistas y los familiares guardaron silencio. Los que interpusieron una denuncia, fueron ignorados y los demás callaron por miedo.  Dicen que encontraron hasta 235 cuerpos pero las cuentas del forense no salen: hay más familiares que cadáveres encontrados y a algunos muertos nadie los reclama. Dicen que hay más cuerpos enterrados en Durango, en Tamaulipas, en Nuevo León, en Veracruz.

Me exalté y cerré los ojos. Frente a mí estaba la fotografía de nueve cuerpos inertes colgados de un puente en Nuevo Laredo. Confieso que después de eso, no leí la nota completa sobre otros 49 cuerpos desenterrados en Nuevo León. Esta vez los hallaron sin manos, cabezas ni piernas. Sólo torsos.

En una conferencia en la Universidad de Texas, el actual secretario de gobernación, Alejandro Poiré, dice que la violencia sólo se concentra en tres estados de la República y por ello sostiene que México no es un estado fallido. A mí me da rabia. Tamaulipas es México. Chihuahua es México. Nuevo León es México. También Sinaloa, Veracruz, Guerrero, Michoacán, Durango, Coahuila, Sonora y una mancha roja que pinta cada vez más áreas del mapa mexicano.

Mañana. Domingo 1 de julio de 2012. No sé si ese día las urnas saldrán “embarazadas”, si “se cayó el sistema”, o si alguien demandará que se cuente “voto por voto”. Pero cuando llegue el día, pensaré en los jóvenes de la Universidad Iberoamericana. Sí, esos los que corrieron a gritos al candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto. Despavorido, el político mexiquense se escondió en los baños y luego, salió por la puerta trasera de la universidad.

A las pocas horas salió el polvo. Los estudiantes de la Ibero denunciaron que no había suficiente cupo en el auditorio porque el candidato llevó a más de 900 jóvenes que estaban consignados a aplaudirle. Los que pudieron entrar, tuvieron que dejar las máscaras y pancartas de protesta porque los guardias de seguridad se las confiscaron. El jefe de campaña dijo que había que “investigar” a esos estudiantes. A pesar de la evidencia en los videos de YouTube, todos los periódicos de la Organización Editorial Mexicana tuvieron el mismo encabezado: “Éxito de Peña en la Ibero a pesar de intento orquestado de boicot”. “¡Mentira!”, reclaman los estudiantes.

Ese mismo día, una nota del periódico Reforma reveló facturas en las que el candidato pagó $9.2 millones de pesos al “periodista” Joaquín López Dóriga por “menciones”. Qué ironías. En estos años, 70 periodistas mexicanos han sido asesinados por “habladores” pero a ese conductor le pagan por hablar. Eso de comprar periodistas se hacía antes, y también ahora.

En mi cabeza resuena la última frase de la película “El Violín”. Cuando el protagonista descubre que sus familiares fueron torturados en el cuartel, el jefe militar le ordena al anciano tocar el violín. El anciano responde con tristeza y desafiante: “Se acabó la música”.

Anuncios

4 comentarios en “Se acabó la democracia en México

  1. Buen escrito , te felicito, no se si concuerdes conmigo , pero realmente no ha cambiado mucho las cosas , creo que una diferencia es que antes nos oprimia un solo partido politico, y ahora son dos, Mexico no es mejor de lo que era cuando el PRI estaba en el gobierno, soy mas del pensamiento que si queremos un cambio talves vendria del partido de izquierda PRD, aunque ese cambio realmente sea menor ya que tambien es un partido enviciado por el pòder, me llama mucho la atension de algunos de lops personajes que AMLO pondria en su gabinete si llegase a la presidencia. obviamente eso no va a pasar porque los politicos , banqueros , empresarios y la mafia son los que deciden quien es el siguiente, y esto esta entre el PAN o el PRI.

    • Hola Martín,

      Muchas gracias por tu comentario. Es verdad, es escalofriante que las viejas tácticas anti-democráticas persistan, pero nuestra juventud ha cambiado mucho. También la posibilidad de que los ciudadanos reporten y denuncien la corrupción en las redes sociales. Es un momento de mucha esperanza para nuestro querido país porque se está fortaleciendo mucho la sociedad civil.
      El problema no es el PRI, el PRD, ni el PAN. Confieso que para distintas circunstancias, he votado por candidatos de los tres partidos. Lo que me preocupa es que Peña Nieto y el PRI estén mostrando lo peor del pasado: el autoritarismo, la represión, la manipulación. Eso es lo que no se puede tolerar, sea el color que sea, y no solamente contra una persona ni contra un partido en específico.

  2. En hora buena Tania! Tambien estoy en Texas pero soy de Coahuila, estoy preocupada por lo que sucede en México localmente y en el pais, tan solo en Monclova de donde soy, todos sabemos que estan extorcionando hasta el taquero, la policia local levanta a las personas para que luego ¨los malos¨ vengan a recogerlos como si nada, todo a plena vista en la via publica, hay niñas desaparecidas todo el tiempo, algunas convertidas en prostitutas sin ninguna otra opcion más que callarse y estar listas cada vez que pasan por ellas, el ejercito se pasea por las calles como si fuera una zona de guerra, vigilan estacionados en los supermercados con uniformes y armas inecesariamente potentes, los periodicos obviamente no publican lo que en realidad sucede diariamente. Eso sin contar los problemas politicos y la gran deuda que aqueja mi estado, Coahuila parece el ejemplo del despotismo y el abuso de poder, me pregunto si esto va a acabar pronto, se me salen las lagrimas cuando veo a los estudiantes marchando, cuando veo que por fin estamos haciendo valer nuestra voz. Un gusto leerte.

  3. Ya viene la democracia! Gracias! Y México está despertando. #Yosoy132
    Hola Tania. Felicidades por tu trabajo. The guardian tomo como fuente una de tus notas y decidió investigar más para desenmascarar a TELEVISA y PEÑA NIETO. Sale a la luz que FOX (el que según sacaría a las vivoras PRIetas de los pinos), se declara a favor de Peña y pide voto util para él, luego “The guardian” publica un artículo donde menciona que Fox estuvo vinculado con los acuerdos entre televisa y Peña Nieto en contra de AMLO. http://www.guardian.co.uk/world/2012/jun/07/mexico-presidency-tv-dirty-tricks Gracias Tania, por tu excelente trabajo, por encender una luz para el pais. Eres una mexicana muy fregona y te admiro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s