¿Quiénes son los amigos de México?

Dicen que en la cárcel y la enfermedad se conoce a los amigos. Entre países, eso aplica a conflictos armados, crisis económicas y otras turbulencias políticas o sociales.

Con orgullo puedo decir que México ha sido muy buen amigo de muchos países. Durante la dictadura de Francisco Franco, concedió asilo a muchísimos refugiados españoles. Lo mismo durante el golpe de estado chileno, inmigrantes cubanos y la crisis económica más reciente de Argentina. Todos esos extranjeros tuvieron en México un país para rehacer su vida y en la mayoría de los casos, los inmigrantes fundaron nuevos negocios, trabajaron duro o aportaron investigaciones, obras artísticas y todo su talento a México.

No sé si estos países ahora lo sepan pero México está enfermo. Padece una ola de violencia que lleva 28,000 muertos y contando. Además de una guerra contra el narcotráfico, libra una guerra que cada día aplasta más la libertad de expresión, la democracia y las instituciones. En esta guerra, los enemigos extorsionan a los dueños de negocios, secuestran ciudadanos, amenazan a instituciones educativas, a los policías honestos, a los alcaldes y hasta los candidatos al puesto más insignificante de gobierno.

He conocido muy buenos amigos chilenos y argentinos y por ellos me duele decir: qué ingratos han sido sus gobiernos hasta ahora. Estados Unidos analiza caso por caso las solicitudes de más de asilo político de más de 300 mexicanos y al parecer, sólo ha concedido un 10% de ellas. Y hasta la fecha, sólo un periodista mexicano ha recibido asilo político en Estados Unidos, a pesar de que México ya está considerado como el país más peligroso para ejercer periodismo en América Latina. En 10 años, 64 periodistas fueron asesinados y otros 11 se encuentran desaparecidos.

Hoy me causó alegría leer que España acaba de firmar un convenio para dar asilo a periodistas mexicanos. Gracias España por extender tu mano fuerte y sana al México convaleciente. Y me queda la pregunta: ¿quién más levanta la mano? ¿Quién más desea abrir los brazos para astutos hombres de negocios, para brillantes jóvenes universitarios desesperanzados, médicos que ya sufrieron un secuestro, policías que ya pagaron su valentía con la vida de sus familias, candidatos políticos que fueron amenazados? ¿Quién más quiere ser amigo de México?

Visitar la casa de un enfermo no es la cura pero qué gran consuelo es. Dar refugio tampoco soluciona los problemas del país pero es la mejor muestra de amistad entre países.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s