Aprender a sumar y restar en las campañas políticas

Esta semana creo que quedaron dos lecciones después de las campañas electorales y la reciente victoria de los republicanos en la Cámara de Texas y también en el Congreso nacional:

  • Que los políticos todavía no saben sumar y restar.
  • Que ya no estamos en tiempos de la Malinche.

1. Los políticos todavía no aprenden a sumar y restar. Según los cálculos, los latinos ya son 15% de los votantes en el país, una cifra que sí le puede dar la vuelta a una elección y sobre todo si es una contienda cerrada. En Nevada, después de anuncios que pedían a los latinos no salir a votar y los anuncios contra los “illegal aliens” de la republicana Sharron Angle, 90% de los latinos votaron a favor del senador demócrata Harry Reid.

“Se dice que en Nevada, 15% de los hispanos sí salieron a votar”, me dijo Juan Hernández, co fundador del grupo Hispanos Republicanos de Texas y quien creó el Instituto de los Mexicanos en el Extranjero durante el gobierno del ex presidente mexicano Vicente Fox.

En California, la candidata republicana Meg Whitman proclamaba una postura dura contra los indocumentados pero su imagen cayó al precipicio cuando su empleada doméstica declaró ser indocumentada y recibir maltratos de su patrona. Whitman no sólo perdió el voto de los latinos sino también de los republicanos.

Y con estos ejemplos, concluyo: los anuncios y frases de campaña duras contra la inmigración ilegal pueden sumar votos de ciudadanos conservadores y grupos anti-inmigrantes pero tienen que hacer bien sus cuentas si la suma será mayor a la resta de los votos latinos que perderán.

“Los dos partidos van a tener que noviarnos (a los latinos) con sus propuestas”, concluye Hernández.

Los demócratas tampoco han hecho bien la suma. Si en dos años de mayoría demócrata, los legisladores hubieran trabajado por la prometida reforma de inmigración o cuanto menos por la ley del DREAM-Act, ¿cuántos votos latinos como los de Nevada hubieran sumado? Quizá suficientes para evitar el desastre en la Cámara que era azul y ahora se pintó de rojo.

Algunos republicanos proponen incluso negar la ciudadanía a bebés nacidos en este país de padres indocumentados, y con ello, no se ponen tampoco a restar la cantidad de votos que perderían de las nuevas generaciones. Demócratas y republicanos tampoco han sumado la cantidad de votos que ganarían si respaldaran un camino a la legalización para casi 11 millones de inmigrantes indocumentados.
Los que sí siguen sumando son los latinos, pues se calcula que en 2050 serán 30% de la población.

2. Ya no estamos en los tiempos de la Malinche. En los tiempos de la conquista, la Malinche podía escuchar algo en español y luego decir otra cosa en náhuatl o en maya, y ni los indígenas ni los españoles se enteraban de ello. Pero en las campañas políticas, los mensajes en español cada vez captan más la atención de los medios en inglés y viceversa. Sin contar que todos los votantes latinos son bilingües porque es requisito hablar inglés para adquirir la ciudadanía estadounidense.

Así es que anuncios como “Soy Rick Perry y juntos vamos mejor” en español no significa lo mismo en inglés que el anuncio que condena la muerte del sargento de la policía de Houston que fue asesinado por un “undocumented alien” por culpa de las políticas de ciudades santuario de su rival demócrata Bill White. ¿Pues no que juntos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s