Remesas caen 8%

Nada es para siempre. Eso ya lo saben los enamorados, los deudos en un velorio y los desempleados, pero no el gobierno mexicano.
Ayer el secretario mexicano de Desarrollo Social, Ernesto Cordero informó que las remesas a México cayeron entre 8 y 10%.

Claro, Dios ahoga pero no aprieta y las familias que dependen de las remesas tuvieron como paliativo la devaluación del peso. Así por cada dólar que les envían sus familiares, reciben más pesos.

En el siglo antepasado, la economía mexicana dependía de las minas de oro y plata, cuya producción no se ha acabado del todo pero está lejos de su esplendor.

Después vino el auge petrolero con el que los gobiernos priístas se agasajaron. Los ingresos petroleros alcanzaban para todo: desde derroches presidenciales hasta programas populistas y la construcción de grandes obras.

Desde los 80, las remesas comenzaron a convertirse en otra fuente de divisas. Pero así como se acaba el petróleo y las minas, las remesas tampoco durarán para siempre.

Especialmente cuando la población mexicana envejezca a causa de la emigración de los más jóvenes a Estados Unidos y conforme los mexicanos establezcan a sus familias en Estados Unidos, de manera que dejarán de enviar dinero a su país porque ya todos sus familiares estarán del otro lado.

Lo único que dura es la inversión en proyectos productivos como educación, infraestructura y apoyo a empresarios mexicanos porque los extranjeros también pueden huír a países con mano de obra más barata.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s